sábado, 14 de noviembre de 2015

El final feliz de un cuento #EduNarraMooc

#EduNarraMooc , Last but not least of 2015. Así titulaba el Domingo 11 de Octubre mi primera entrada del Mooc que ahora termina, expresión tomada del post de arranque en el  blog del curso.

El último del presente año pero no por eso de menos importancia. Y no exageraban cuando así anunciaban esta nueva oferta de aprendizaje en red. De nuevo disfruto en un Mooc del INTEF de la excelencia del equipo docente, del diseño y los contenidos de la plataforma, del ecosistema enriquecido por las redes sociales, y de la relación con los compañeros y compañeras docentes.

En esta quinta y última unidad es el momento de pararse a pensar y compartir reflexiones sobre lo acontecido durante estas 5 semanas, y atrás quedan como muestra del trabajo realizado las publicaciones en este blog con todos los recursos, herramientas y tareas que juntos hemos ido descubriendo y desarrollando.

Como formadores, nos mueven las ganas de aprender para luego compartir con nuestro alumnado todo lo que aquí hemos experimentado. Para eso "nos complicamos" la vida de cinco en cinco semanas.

Entre los ejemplos que nos muestran en esta unidad sobre las posibilidades que ofrece el uso de la narración digital en el aula encontramos los siguientes:

¿Qué “interruptores” activa la creación de una ND?

Para empezar, tal y como habrás podido experimentar a lo largo del MOOC, el proceso de materializar una narración digital conlleva todo un proceso de construcción de significado que requiere ciertas competencias, habilidades y actitudes, que vale la pena que nuestros alumnos también tengan la oportunidad de poner en práctica, como no, con la ayuda y guía facilitadora del docente. 

Sin ir más lejos, la creación de un producto digital interdisciplinario desde cero, requiere “activar”, entre otras cosas, por ejemplo:

El pensamiento crítico.
La evaluación de evidencias.
La curación efectiva de múltiples informaciones.
La generación y gestión de contenidos multiformato (tanto online como offline).
Las habilidades de tipo lingüístico: escritura, síntesis, oratoria.
La sensibilidad estética y artística.
Los procesos de tipo creativo e innovador.
La planificación, toma de decisiones y resolución de problemas.
La colaboración y ayuda entre pares.
Diversas competencias tecnológicas: uso de herramientas y plataformas para la edición y publicación de contenidos.

Todo ello es aplicable en la posible materialización de una Narración Digital y, lo que es más importante: en cualquier materia, área de estudio y nivel educativo.

Además, la motivación que conlleva el proponer este tipo de actividades al alumnado es también un elemento más que destacable; y podríamos aventurarnos a afirmar que ésta suele hallarse intrínsecamente unida a este tipo de propuestas educativas, cuando las planteamos en clase.
Y después de esta extensa relación de ideas y recursos que se suman además a las enumeradas en las unidades anteriores, llega por fin el momento de afrontar el último reto en #EduNarraMooc, en el que se nos pide una narración digital en la que nosotros mismos seamos los protagonistas y contemos como ha sido nuestro paso por el mismo. Lo siento por la rúbrica, pero he decidido contar mi historia con Storify, por lo que en esta ocasión el guión narrativo y el storyboard los doy por asimilados a la propia historia. Espero que os guste ;-)